Una canción que escoció muchísimo al Vaticano , cuando apareció el album postumo de George Harrison, Brainwashed.