A Taylor Swift le dan miedo los fans de origen masculino y se fía sólo de sus fans femeninas.