¿Quien reconoce ya al country actual?. Que una cantante pop, una “lolita” como Taylor Swift de más que dudosa calidad gane todos los años el mejor premio de la música vaquera americana es algo más que un signo de decadencia.