En realidad, nadie puede entender que Taylor Alison Swift, aún se presente con una imagen de virgen, una ‘lolita’ americana, con el ‘lollipop’ en la boca. La más guapa novia de América. Una imagen que es absolutamente asimétrica con su revoltosa fama y sus más de dos docenas de aventuras amorosas, incluyendo a uno de los mejores guitarristas del mundo, John Mayer , que también jugaba a ‘gigolo’, y a Harry Styles, el guapo de One Direction. Más atrevido fue su intento de asalto a la nobleza norteamericana, a los mismísimos Kennedy , a través de su publicitada incursión en el cuerpo de Patrick Schwarzenegger, el hijo de Maria Shriver y su persecución anatómica de Conor Kennedy , el nieto de Robert Kennedy.

Pero Taylor insiste: no bebió ni una gota de alcohol hasta el día que cumplió 21 años y no ha tenido relaciones sexuales desde hace año y medio, el tiempo que ha pasado desde que terminó su más apasionada aventura sexual, con el inquieto Harry Styles. Que es una auténtica ‘santa’, una buena chica americana. La imagen estereotipada del conservadurismo sexual sexual, la ‘girl next door’ con la que sueña cualquier republicano.

Taylor Swift & Harry Styles Have Split!***FILE PHOTOS****

La otra noche, Dave Letterman ya no pudo más cuando Swift le contó que había invitado a un grupo de fans a cenar a su casa, un nuevo y coqueto apartamento que se ha comprado en Tribeca, en Nueva York. Letterman le espetó: “¿Tú quien te crees que eres, la Madre Teresa?”.

Letterman tampoco perdió la oportunidad de preguntarle por “su amistad controvertida” con Lena Dunham , la creadora y madre superiora de la serie ‘Girls’. Taylor encontró la respuesta correcta: ambas son escritoras y eso une mucho. También defendió su enorme amistad con la neozelandesa Lorde; hace medio año eran como uña y carne.

Camino a Nashville

taylor-swift-nel-1999

Nashville es la actual capital del mundo de la música. La ciudad más receptiva al nuevo talento. Taylor Swift llegó a la meca de la música con 14 años. Su padre Scott pidió el traslado a Nashville a su empresa, Merril Lynch, sólo para que la niña pudiera tener la oportunidad de cumplir su sueño: de convertirse en una estrella de la música vaquera.

Taylor perdió un año en el sello RCA, donde no paraba de componer canciones que jamás recibían el aprobado de los ejecutivos del sello dicográfico. Hasta que apareció un amigo de David Geffen, Scott Borchetta , que creyó en la niña de las piernas largas y le firmó un contrato con el sello de música vaquera que había creado, Big Machine Records. Aún este año, Taylor ha publicado su quinto disco, ‘1989’ como el año en que nació, con el mismo sello, aunque Universal-Vivendi también aparece detrás. El álbum ha vendido casi tres millones de copias en la primera semana de su publicación.

Pero los ‘fans’ acérrimos, los seguidores más fieles, se sienten traicionados. Taylor Swift se ha vendido al pop. Ha traicionado a Nashville. Ha traicionado al ‘country music’. ‘1989’ es sólo un álbum de pop manufacturado por el gran’ marketing’, con una campaña que supera los 10 millones de dólares. No hay una sólo canción que roce el sentido verdadero del sonido ‘country’. Se acabó su pasión por convertirse en Faith Hill o Shania Twain, que habían sido sus dos referentes obsesivos. Ahora, Taylor trabaja con Ryan Tedder, uno de los productores de U2, y con Max Martin, el insoportable productor sueco, creador de Britney Spears.

359459_1263648691132_full

Esta chica es una esponja

Taylor Swift es una artista-esponja . Apura con inteligencia todo lo que le pueda convenir para sus aventuras con la música. Por ejemplo, escribió ‘We are never, getting back together’ tras su fracaso romántico con el actor Jake Gyllenhaal. Y la más controvertida ‘Dear John’ retrataba despiadadamente al guitarrista John Mayer.

En unos Globos de Oro, Tina Fey y Amy Poehler pidieron que alejaran a Taylor Swift del hijo de Michael J. Fox, que sólo es un niño. Eta una broma pero expresa la censura con la que muchos americanos ven a Taylor, excepticismo que despierta: nadie se cree que pueda ser tan perfecta. Ella insiste que no le gusta ir borracha a las fiestas, se sabe que tiene miedo que la filmen con cámaras secretas cuando se desnuda en los camerinos y que odia también andar desnuda por su casa. Como una monja, se burló hace poco Madonna.

La lista de la monja

Pero la monja , reconoce haber salido al menos con veinticinco tipos. Los más conocidos son los siguientes:

Adam Young, el “niño prodigio” programador y líder de Owl City. Le duró tres meses.

Toby Hemingway, un actor que contrató para su vídeo ‘Mine’, porque le había visto lucir el numero 13, su número de la suerte, en una película.

Cory Monteih, jugador de rugby en la serie ‘Glee’. Precisamente, fue al que le dedicó la canción ‘Mine’.

John Mayer, con el que confesó haber explorado el ‘cuarto oscuro’ en su canción ‘Dear John’. Eso al principio. Luego le acusaba de que había abusado sexualmente de sus virginales 19 años. John tiene 13 años más que ella.

VEVO Launches Premiere Destination for Premium Music Video - Inside

Lucas Daniel Till , el protagonista de ‘Hannah Montana’. Sólo duró una semanas. Demasiado pasional, decía ella.

Joe Jonas, el mayor de los Jonas Brothers, los reyes de las quinceañeras, hasta que aparecieron One Direction. Le hizo una canción de éxito como es ‘Forever and always’. Cuando acabó le llamó “chico miedoso”.

Stephen Liles la mitad del duo Love and Theft . Le gustó tanto sexualmente que puso al dúo de teloneros en su gira del año 2008.

Harry Styles, el líder de One Direction. Ella dice que fue su gran amor. Taylor le llegó a decir a algunas amigas que Harry no estaba operado de fimósis y que le obligó a operarse para su mejor disponibilidad sexual.

Patric Schwarzenegger , el hijo de Maria Shiver se difuminó pronto tras una pelea en una fiesta de los Kennedy.

Conor Kennedy, el nieto de Robert Kennedy fue ridiculizado en la canción ‘Begin again’. Taylor llegó a la conclusión de que sólo era “un niño tonto”, después de pasar buena parte del verano en Cape Cod con la familia Kennedy.

Zac Efron , el actor favorito de la factoría Disney. Hicieron incluso un anuncio juntos. Taylor dijo que no le dio tiempo de conocerlo bien.

taylor-and-zac

Will Anderson, el cantante del grupo Parachute. No era muy apasionado , pero sí que se convirtió en un fenomenal amigo.

Jake Gylleinhaal, el actor de aventuras, fue el más viejo de todos sus amores. Taylor se quejó de que Jake la rechazó , porque se sentía demasiado presionado por su carácter . Es curioso que cuando terminaron le escribiera el tema ‘Ill never be the same’.

Además hay que apuntar al cantante Ed Sheehan, muy amigo, aunque no estén muy claras sus preferencias sexuales. Y más nombres como Taylor Lautner, Martin Johnson, el cantante vaquero Jake Owen , Sam Armstrong, Brandon Borello, Drew Hardwick y Tim Tebow. Estos son los más conocidos.

Taylor todavía quiere presentarse como la víctima y no la cazadora. Hay una canción en su nuevo disco, titulada ‘Blank space’ en la que dice: “Te hacen una larga lista de amantes y, luego, te dicen que eres una viciosa”.

Esta moderna diosa Diana ha almacenado 340 millones de dólares, según la ‘biblia’ ‘Forbes’. Y todavía presume: “Creo que la vida está llena de primeros amores ,porque cada vez que alguien te quiere, te ama de una manera diferente que la anterior”. Desde luego.

Calvin Harris es otro de los últimos amantes de la cantante

1408935334_taylor-swift-zoom

La última conquista. Sólo tres meses le ha durado a Taylor Swift con  el actor Tom Hiddleston. Unas cuantas semanas para darse cuenta de que era una imbécil, según ha dicho a sus amigas.