photo

Un mal funcionamiento de un enorme cesto en el que estaba metida Taylor Swift en su concierto del Lincoln Financial Field de Filadelfia el sábado, la dejó suspendida en el aire un buen rato en el aire cuando se suponía que el ingenio la tenía que trasladar a varias partes del estadio. Taylor comentó desde arriba que, al menos, la vista era bonita.