Fue durante la gira de Taylor Swift y, en Nueva York, en el mísmísimo Madison Square Garden. Taylor dijo de Taylor que siempre le gustó esta canción, desde que se la escuchó a su mamá.