Fue durante la gira de y, en Nueva York, en el mísmísimo Madison Square Garden. Taylor dijo de Taylor que siempre le gustó esta canción, desde que se la escuchó a su mamá.