Tame impala La Riviera

, anoche en La Riviera, en Madrid

Como si hubieran repartido “mantras” de los gurús de los años sesenta, los australianos Tame Impala dieron toda clase de “mantras de la psicodelia”, como si el tiempo se hubiese detenido entre el final de 1968, con este verano del 2013.

Tame Impala dieron uno de los conciertos del año en este país, tan apagado por la inmoralidad. Tame Impala ingresan, sin duda, en el altar de los santos australianos como los Easybeats, Splitz Enz, Icehouse y Empire of the Sun.

Sin duda, la magia proviene de la voz y el líder Kevin Parker, con 27 niños, pero con una impecable cara de niño. En el escenario es un artista inmóvil y sensible con su vieja Rickenbacker, como en los mejores tiempo psicodélicos de John Lennon– ‘I´am the walrus', ‘She said She said'-  y , sobre todo, del gran Jim Mc Guinn de los Byrds .

Pero Kevin no se parece a nadie en la manera de cantar ni siquiera de tocar. No es Hendrix no es Lennon ni siqiuiera Ira Davies. Es un excelente guitarrista con interesantes ideas y una voz aguda personal y diferenciadora.

Está por ver si pueden mejorar el orden de las canciones, pero su clásicos , entre comillas, tras sólo dos albumes, se meten como un cuchillo en la mantequilla de la escena musical. De hecho, no hay nadie como ellos. Nadie. Kevin me dijo que ni siquiera su padre había influido en escuchar a Pink Floyd con Syd Barret, cuando Kevin era sólo un niño.

Es posible que la joven y deslumbrante Australia tenga más ideas que la vieja y pérfida rubia Albion o el desencanto de los grupos americanos. Tame Impala pueden presumir de ser diferentes.

Este fue el set list, anoche een La Riviera:

Why won't you make up your mind?
Music to Walk Home By
Mind Mischief
Solitude Is Bliss
Half Full Glass of Wine
Elephant
auto prog 2
Be Above It
Endors Toi
new jam
Feels Like We Only Go Backwards
Oscilly
Alter Ego
Apocalypse Dreams

Bises:
auto prog 3
Nothing that Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control