Ha empezado el juicio de  Taylor Swift contra un presentador de radio de Colorado, llamado   David Mueller. La cantante le acusa de haberle manoseado durante  un encuentro en 2013.

El litigio busca zanjar una serie de demandas cruzadas entre Swift y Mueller desde que ambos, que se personaron hoy en el tribunal, coincidiesen en una sesión de fotos antes de un concierto de Swift ,en Denver, hace cuatro años.

Taylor, que ya tiene 27 años, acusó al pinchadiscos y locutor de radio de haberle  metido la mano debajo de la falda, mientras que éste replicó con una demanda por acusación falsa.

Mueller, de 55 años, fue despedido de la radio ,  dos días después de ser acusado por Swift.

“La señora Swift declarará en el juicio que Mueller ‘puso su mano bajo su vestido y le agarró el trasero'”, según la petición judicial presentada ante la Corte de Distrito de Denver.

Swift, una de las artistas más populares del momento y que ha vendido más de 40 millones de discos en todo el mundo, declaró previamente “que no fue un accidente, fue totalmente intencionado”.

“No he estado nunca tan segura de nada en mi vida”, aseguró la intérprete.

Mueller ha solicitado una compensación de tres millones de dólares por daños y perjuicios.

Por su parte, la estrella de pop ha anunciado que donará el millón de dólares que solicita, en caso de salir victoriosa, “a organizaciones caritativas dedicadas a proteger a mujeres de actos similares de acoso sexual”.

En el juicio, que ha generado gran expectación por parte de los seguidores de la cantante y se espera que dure dos semanas, se espera que testifiquen a partir de mañana Swift y Muller en el tribunal.

Taylor Swift ganó el año pasado  170 millones de dólares y ha obtenido 10 premios Grammys.