Esta es la canción Magdalanea de los Pixies, traducida al mundo del mejor surrealismo, ni Buñuel , en una interpretación muy drástica.