Es el primer single del debut de Borrell en solitario. Bonita canción que recuerda mucho a aquel “nuevo doo-wop” de David Bowie en cosas como “Drive- In Saturday”.