Una pequeña dosis de la película que interpretó Kevin Spacey acerca de uno de los grandes productores ingleses, Joe Meek, que se suicidó tal día como hoy hace justo cincuenta años.