Este es un pequeño homenaje a Davy Jones, el cantante de los Monkees que quizá logró su obra maestra como cantante, con la interpretación de esta canción extraordinaria de John Stewart , que también murió hace un par de años.