Tras la disolución de los Eagles, en los años ochenta, Glenn Frey coqueteaba con Hollywood. Apareció en la serie de Miami Vice y escribió este soberbio tema, uno de los mejores en solitario.