Aunque la canción no ha gustado mucho ni siquiera a sus más acérrimos seguidores, The Strokes apuestan por este tema.