, el cantante de Aerosmith está claro que es un enamorado de Hawai. Allí se pasa casi la mitad del año.