Para filmar el video de su tema “Fast slow disco” , St. Vincent utilizó a los chicos de un club gay de Nueva York muy famoso.