Sinead O´Connor fue siempre controvertida y excéntrica. Nunca le importaron los requisitos de imagen de la femineidad. El problema es que ahora ya ni siquiera parece que es ella. Su cambio de “look” – o mejor sería decir su falta de él- ha dejado perplejos a propios y extraños. Increíble.