¿SON JOY DIVISION LOS MODERNOS REMBRANDT?

Las comparaciones son odiosas, más entre disciplinas artísticas diferentes, pero para Hadar Goldman, el hombre que ha pagado 190.000 libras por la casa en la que vivió , así es tal y como se lo ha dicho a The Guardian en una entrevista publicada ayer.

Aunque en febrero los fans de Curtis y intentaron recaudar 115.000 libras por la casa de dos habitaciones del 77 de Barton Street, fue finalmente Goldman – empresario y músico de formación clásica- quién la adquirió por ese precio más otras 75.000 libras en concepto de indemnización y costes legales.

“Aunque he pagado 190.000 libras – casi el doble del precio de venta- sentí como si tuviera que participar. Especialmente después de escuchar la difícil situación de los fans que no habían logrado recaudar los fondos necesarios para comprar la casa que perteneció y en la que vivió uno de los héroes musicales de mi juventud. Joy Division dejó un legado musical que ha influido en muchas de las bandas de hoy en día”.

“Fue, imagino, por ego personal. Algunas personas pagarían por una pintura de Rembrandt. Para mí, Joy Division es el Rembrandt moderno”.

¿SON JOY DIVISION LOS MODERNOS REMBRANDT?

Goldman también habló en la entrevista de la transformación de la casa en un museo, asegurando que tiene una “energía cruda”. Y reveló que, además de poder ser un museo de Joy Division, podría ser también un “hub digital” que apoyará a artistas de todo el mundo.

Los ex miembros de Joy Division reaccionaron ante la noticia de diferentes maneras. Peter Hook dio al proyecto su bendición, pero Bernard Sumner está preocupado de que pudiera convertirse en un “monumento al suicidio”, porque Curtis fue encontrado muerto en su cocina. Como no se pueden ver ni en pintura, y se llevan a matar, parece que nunca pueden estar de acuerdo en nada.

Hadar Goldman and Jeff Shapiro

Entretanto el empresario está solicitando permisos del consejo y tratar de establecer una junta directiva para el museo, e intenta constituir un fondo para los artistas locales.

“Los años pasan. Nos quedamos con el gran arte, buena música. Y la energía súper positiva. No hay nada de misterioso en ello. Me gustaría llevarlo a un lugar en el que fuera como un pequeño sol de proyección de energía”.

También ha dicho que va a abrir la cocina al público porque “se crea demanda prohibiendo cosas”.