Una de las grandes esperanzas de la música inglesa vuelve con un gran tema