1192379-sinead-o-connor-617-409

La actual Sinead O´Connor con 47 años

Sinead O´Connor, que tiene 47 años de edad, primero comenzó a experimentar dolores el martes de la semana pasada.  Un médico que la visitó en su casa,  le dijo  que debía ir al hospital e dos días, si todavía se sentía mal.

Dos días más tarde, un hospital de Dublín, le diagnosticó un aneurisma abdominal, una protuberancia en un vaso sanguíneo.

Sinead O'Connor pensó en  ese mismo momento “que podía estirar la pata en cualquier momento”, y comenzó a “hacer planes … incluso como dejar lo mejor para sus hijos por si ella moría”.

Inopinadamente,  los médicos cambiaron de opinión y dijeron que tal  dolor insoportable eran simplemente debidos a los cálculos renales. Sinead  fue enviada a casa con analgésicos.

Pero los siguientes días todo se puso peor para su salud. Sinead O'Connor describió que estaba “a cuatro patas” y que lloraba constantemente, porque el dolor era muy intenso

Un nuevo doctor entró en escena y afirmó que la causa de su terrible experiencia era un coágulo de sangre en su pulmón y que debía regresar al hospital.

Fue entonces cuando se dio la vuelta hacia la muerte,de nuevo y  sus pensamientos derivaron una vez más a formalizar  los arreglos del funeral.

Recuerda Sinead: “Mi esposo … (no estamos juntos, pero somos amigos) había venido a ayudarme … y empezamos a hacer planes en cuanto a si mi muerte se producía entre la noche del viernes y el sábado por la mañana  ¿cómo haré para que que los niños al ver mi cuerpo no piensen que estoy muerta?.c

El sábado, Sinead  se fue a otro hospital para más pruebas. Un médico le dijo que no había “nada” malo en sus pulmones o en el pecho. Que no tenía absolutamente nada. El nuevo doctor le aseguró que la piedra en el riñón no es lo que estaba causando su dolor. Al díguiente, ya no tenía dolores.

Entonces, Sinead, finalmente, pensó que no se iba a morir.

Delirante. Increíble el estado mental actual de Sinead o´Connor que, como todo el mundo, padece sus ataques bipolares y repercuten cada vez más  en su propia vida.