Sheryl Crow no deja de tener mala suerte. Sólo semanas después de que el ciclista Lance Armstrong la abandonara, le descubrieron un cancer de mama con el que ha estado luchando durante  los últimos seis años . Ahora le han  detectado un turmor cerebral, parece que benigno. Menos mal.