Shirley Manson no pierde el tiempo para promocionar algo que le puede dar dinero. Después de expulsar al agresor en Atlanta, le queda tiempo para la publicidad.