A Mark Ronson, en pleno periodo de promoción con su nuevo álbum, le acribillan a preguntas sobre el estado actual del imposible tercer álbum de Amy Winhouse, casi cinco años después de su Back to Black.

Obviamente, Robson prefiere hablar de ‘Bang Bang Bang', su nuevo tema estrella, que oportunamente me parece flojo, bastante flojo. Pero reconoce que hay más de quince backingtracks casi terminados, a falta de que Amy Winehouse los cante, porque a muchos de ellos les faltan las letras.

Precisamente, ayer, el padre de Amy, el taxista de profesión, saltaba a la palestra. Tiene el señor Mitch Winehouse motivos mezclados. También el está involucrado en piezas artísticas. Y, claro, también le preguntan por su hija.

[ad#adsense-250×250]Lo más importante es que Mitch asegura que habrá nuevo álbum su hija maravillosa Amy antes de Navidad, a pesar de que es lenta en escribir sus letras, poque sólo habla en ellas de sus estados emocionales que ha vivido.

Puestos en contacto con Island también dicen que la salida del álbum está señalada para a mitad del mes de noviembre, pero que no se atreven, naturalmente, a predecir nada, en absoluto, antes los cambiantes estados de ánimo de Amy, que ahora dicen que también pinta.

El año pasado se hinchó a grabar St Lucia, en el Caribe, canciones con su otro productor, Sallam Remi, pero poco se sabe si algo va a servir de aquellas innumerables sesiones. Algunos ejectuvos aseguran que ya se ha gastado medio millón de libras entre maquetas y grabaciones y no hay nada terminado. Un delirio.

Abajo, ‘Valerie', el tema que hizo para Mark Ronson.