Nunca he sido un devoto fiel de Antonyaunque cuando me lo presentó Lou Reed, aquí, en Madrid, durante su gira en que apoyaba su álbum doble NYC de grandes éxitos, me impresionó su voz en directo, acompañando a Lou. Era como un extraño cantante, semejante a un “castratis”, una voz angelical, sin definición de sexo.

Hemos llegado ya a su cuarto álbum, Swanlights” y creo que es el mejor. Inteligente, profundo, sensitivo, el otro lado de la comercialidad y el dueto Fletta con , simplemente, es un guiño a la nostalgia de las grandes melodías, aunque me deja un tanto insensible, como dije hace unas semanas.

Mucha gente piensa que la obra maestra del nuevo álbum de es la canción que promociona en estos días, aunque el álbum no aparece hasta ell 11 de octubre. A mí también es la que más me gusta, ‘Thank you for your love', que realmente parece salida de las entrañas de Antony. Un poco bastante impresionante. Como dije hace tiempo, Antony pudiera ser el nuevo Klaus Nomi. Ojalá Bowie no estuviera tan insensible al trabajo. Un álbum con Bowie sería como idílico.

Vuelvo a repetirlo. Espero que poco a poco, Antony no quiera buscar el lado perverso de la antipopularidad. Si quisiera podría ser enormemente cercano.

Abajo, el dueto con Bjork.