Hay un nuevo movimiento entre los furibundos amantes de los años ochenta, que trata de levantar el papel que desarrollaron Tears For Fears. Su mayor éxito, su fenomenal Everybody wants to rule the world es y siempre será eterna.,