Selena Gomez muestra su ropa interior en camisón blanco, como una “novia ensangrentada”. Su primera aparición, tras su transplante de riñón.