Se ha quedado en nada el inicial susto del fin de semana. ha confirmado que su madre está bien a pesar de haber sido ingresada el pasado viernes en un hospital neoyorquino.

Se dijo que Yoko, de 83 años, había ingresado con “síntomas de gripe”, pero también surgió el rumor de que había sufrido un derrame cerebral. Para detener el alarmismo y tranquilizar a todos, Sean posteó este mensaje en Twitter:

“Hola chicos fueron sólo rumores de la prensa: No fue un derrame, sólo una deshidratación/cansancio. Ella está BIEN. Gracias a todos por preocuparos”.

Antes, su publicista Elliot Mintz, ante el mal color de ciertas informaciones, desmintió que Yoko estuviera grave:

“Por lo que yo sé, ella tenía síntomas de una gripe grave, y su médico pensó que era mejor que ella se hiciera un chequeo en un hospital. No hay un derrame cerebral y no hay circunstancias que amenacen su vida como algunos me han dicho. Es sólo un caso avanzado de gripe”.

Una Yoko que ha recibido este mes un NME Inspiration Award y que ha visto publicado su nuevo LP “Yes, I’m A Witch Too”, continuación de “Yes, I´m A Witch” de 2007, con colaboraciones de Moby, Death Cab for Cutie, tUnE-yArDs, Peter Bjorn and John, Penguin Prison, Miike Snow, Cibo Matto y Sparks.

Yoko le dijo a The Guardian que nunca piensa retirarse de la música:

“No voy a parar. Nunca pienso en eso. Los artistas somos obsesivos, quieren seguir haciéndolo”.