La dirección de la cadena CBS, antes de acabar el año, le mandó un recado a la Academia de la Música Nortamericana. Casi una amenaza. Si la Academia no se movilizaba con fuerza en esta próximo ceremonia, para recrear el evento con grandes actuaciones, la cadena de televisión dejaría de patrocinar y de televisar en directo el evento.

Prácticamente, la muerte de los Grammys, que vivieron años maravillosos en los noventa, pero que han decaído al mismo tiempo que la industria del disco se ha ido a las cavernas.

Esa amenaza la entendimos todos los que somos miembros de la Academia, con la subida de cuotas mensuales, un emprespito mayor para acudir a la ceremonia y otras lindezas. Para asistir este año había que pagar un canon de casi mil dólares.

Esta edición, la numero 53, que se celebra en la madrugada del domingo al lunes, apartir de las dos de la mañana hora española, va a batir los records de asistencia de los grandes vendedores de la música e incluso sus reliquias.

Van a actuar Lady Gaga, Eminem, Rihanna, Alicia Keys ,etc… y, por supuesto, Arcade Fire, que son aspirantes al Grammy por el mejor álbum del año. Además, esta lista de artista: Zac Brown, Eva Longoria, Jennifer Lopez, Ricky Martin, Clay Matthews, Matthew Morrison, Ryan Seacrest, Jason Segel, Keith Urban, and Will.i.am.

Pero también nada más y nada menos que Mick Jagger, en el homenaje a Solomon Burke. Y también Bob Dylan, en un homenaje a la música acústica. Y Barbra Streissand e incluso  hay un premio para Julie Andrews.

El más grande glamour de la industria en Estados Unidos.

¿Lo veremos en directo en España?. Sí, los canales de Sony, como AXN, lo ofrecerán en directo, a partir de las dos de la maána. No te lo pierdes. Es un gran espectáculo. Ojalá salven los Grammys. Premios absurdos, como todos los premios, pero necesarios, muy necesarios para la salud de la música, porque si ya no interesa en las televisiones generalistas, como ha ocurrido en nuestro país, se habrá perdido la batalla.

Abajo, Katie Perry presenta los Grammys 2011.