SCORSESE SE METE EN EL ALMA DE LOS STONES

Acabamos de ver "Shine a light" ,la película que Martin Scorsese pretendía de los Rolling Stones. No se esperen una obra maestra. Tampoco la vulneración de todas las barreras de una película musical ,pero si podemos decir que Scorsese se ha metido en el alma de los Stones ,con su vejez, su brillantez y sus miserias.
 Es ,francamente, imposible reinventarse a estas alturas un concierto de los Stones. Los han hecho satánicos como el de los hermanos Mayles, "avant garde" como el de Goddard ,pero nadie los ha filmado con Scorsese. Quizá ,porque tenía a los mejores cámaras de Hollywood para conseguirlo ,pero era difícil y nadie como Scorsese los ha filmado ,les ha dado vida como personajes, como si el propio concierto se proyectara como un gran guión de Hollywood.
Ha sido eficaz el barrido que ha hecho Scorsese por todas las televisiones del mundo para adquirir entrevistas con los Stones en épocas pasadas y extraer lo más interesante, ridículo o gracioso para los propósitos de la película.
Hasta Jack White está fantástico. Hasta Cristina Aguilkera, en un magnífico "Bitch" ,porque ya sabíamos que Buddy Guy se iba a comportar magnífico con "Champagne and griffa".Los tres personajes sirven para ser espejos de los propios Stones.
Jagger ha elegido maravillosamente esas canciones menos conocidas para hacer más atractivo el documental.Como "shattered","Some girls" o "As tears go by". Perfectos  para la película ,porque eso es lo que es. Una gran película de Scorsese y bastante mejor que "No direction home" de Dylan o su asombroso "The last waltz".
La pena es que los Stones no vengan a su estreno en nuestro país, previsto para finales de mes.