SANTANA PRETENDE EL CIELO

Portada del vigesimo tercer album del guitarrista mejicano

El título del álbum es el gran inconveniente. Cuando se precisa de tanto bombo para puntualizar lo que lleva el producto, resulta hasta peligroso.

Bueno, creo que se han equivocado con el single; no es buena versión la canción de George Harrison ‘While my guitar gently weeps’. Ni tampoco es buena idea que la cante India Aire, una voz tan sensible, que aterciopela el tema excesivamente.

Pero me encanta la versión del ‘Whole lotta love’, con el gran Chris Cornell. Es lo mejor del álbum. Hasta cierras los ojos y te lo crees.

Y también, mucho, el clásico de los Cream, ‘Sunshine of your love’, con la voz de Rob Thomas.

Quizá lo que más me haya sorprendido es la excelente notificación de , que rinde homenaje al gran , justo en la época cuando tras salir de los Yardbirds “inventó” realmente el “heavy”, con ‘Truth’ y ‘Beck-ola’. También es decisiva la participación de Johnny Lang en este tema. Johnny sigue siendo un pequeño gran dios de la guitarra. En fín, es la joya del disco.

En aquella época, Rod Stewart era el cantante y Ronnie Wood, el bajista. Sí, bajista del grupo de Jeff Beck. Santana incluso desarrolla la técnica del wah-wah, con esa excelente ‘I Ain´t supertistious’. La guarda como última canción del disco.

No es el álbum perfecto, quizá no están las mejores canciones y los mejores arreglos, pero no deja de ser un disco atractivo en muchos sentidos.

Abajo, Johnny Lang cuenta como fue la grabación de I ain´t supertitious.