loureedcrop

Ha sido dado de alta de un hospital después de haber sido ingresado con una deshidratación severa. Todo esto menos de dos meses después de un transplante de hígado salvavidas.

Parece que está completamente bien según han declarado fuentes del hospital, y que descansa tranquilo en su casa de East Hampton, Nueva York.

Los problemas de hígado de Reed se conocieron hace un mes, semanas después de la operación a la que fue sometido.

“Se estaba muriendo. No creo que se llegue a recuperar del todo”, le confesó claramente su mujer, Laurie Anderson, al New York Post.

Reed consideró la operación como “un triunfo de la medicina, de la física y de la química modernas”, y dijo que se sentía más fuerte que nunca.

Ahora a reposar, Lou, que no ganamos para sustos contigo.