Siempre he tenido una especial predilección por mi amigo Ryuchi Sakamoto. Le conozco desde los tiempos de los discos de la Yellow Magic Orchestra , gracias a mi amigo Luis JavIer Martínez , que estaba en el sello Epic.

Después, mientras iniciaba su carrera en solitario, con la Warner nos vimos bastante a menudo  en los años ochenta y noventa.

Ryuchi también me quiere más, desde aquel favor  que le hice con orgullo cuando tenía que orquestar su partitura de “El Ultimo Emperador” y él no sabe escribir música para orquesta. Como yo  trabajaba con Hans Zimmmer, porque nos alquilaba su Fairlight para las sesiones de Tino Casal, Azul y Negro ,  incluso El Bosco etc y sabía que Hans escribía partituras. Hans se presto a escribir la maravillosa música de Sakamoto para “El Ultimo Emperador” del gran Bertolucci. Sakamoto y david Byrne ganaron un Oscar.

Todo empezó para Ryuchi cuando llegó a la universidad para estudiar música contemporánea .Es decir, Boulez, Stockhausen, Ligeti, Xenakis, Sakamoto tenía mucho interés.  Pero también tocó con bandas de jazz . Luego en 1972,  conoció al cantante folk-rock Masato Tomobe en un pequeño y diminuto bar en Shinjuku , en Tokio. Le gustó y se lo llevó de gira como tecladista.

Recuerda lo que hacía aquellos días, en una entrevista con “The Guardian” :

“Estaba trabajando con la computadora en la universidad y tocando jazz durante el día, comprando cosas psicodélicas de la costa oeste norteamericana  y los primeros discos de Kraftwerk por la tarde, y tocando folk por la noche. La verdad es que estaba bastante ocupado!”

Hasta que llegó  oportunidad de mezclarse con músicos como Yukihiro Takahashi y Haruomi Hosono, quienes en 1978 formaron la banda de electropop,  Yellow Magic Orchestra (YMO) .

Recuerda Sakamoto:

Consideré un privilegio ser llamado para unirme a las sesiones de Hosono. Descubrí más tarde que esta era una especie de audición para formar Yellow Magic Orchestra. Poco después de esta sesión, Hosono me  llamó a su casa en Kyoto. Nos mostró un dibujo del propio Hosono: era del Monte Fuji en erupción y decía “CINCO MILLONES DE VENTAS”. Su sueño era crear música independiente y exportarla al mundo desde Japón . Me gustó la idea, así que dije que sí . Ya era de la Yellow Magic Orchestra”.

Esea ambición llevaría al techno-pop de YMO a enormes ventas mundiales, particularmente en los Estados Unidos, donde representaban maliciosamente magia del “misterioso Oriente”. Así que los fichó Quincy Jones para su sello Q West, una subsidario de A&M records de Herb Alpert.

Vestían al estilo Mao. Trajes o chillones, modas “ciborg” . Los discos en solitario de los miembros también ganaron una gran audiencia negra; aparecieron en Soul Train e inspiraron el hip-hop, electro y techno temprano. Sakamoto todavía niega  al recordar a Afrika Bambaataa diciéndole: “Kraftwerk y YMO hicieron hip-hop”. Inusualmente, vacila, buscando la palabra correcta. “Estaba … agradecido”.

Pero a Sakamoto no le gustaba el estrellato.Su ironía y el vestuario que llevaba, eran un escudo contra la atención, y estaría mucho más feliz sin ser el centro de atención.

Después de “Merry Christmas, Mr. Lawrence” ,la extraña película de Oshima,  en la que también actuó junto a David Bowie, ganó un Oscar por la banda sonora de The Last Emperor, comenzando una larga relación con Bernardo Bertolucci. .

Más tarde trabajó con David Byrne, Iggy Pop, Bootsy Collins, Brian Wilson y, más d con David Sylvian. Pero los instintos vanguardistas siguieron alejándolo de la corriente principal, y su producción del siglo XXI ha tendido hacia el ambiente y la abstracción, ya sea en proyectos de pequeñas etiquetas electrónicas o en la banda sonora ganadora del Globo de Oro de The Revenant, realizada con el colaborador habitual Carsten Nicolai. AKA Alva Noto.

Todo lo cual, aparentemente, lo ha dejado con un impulso creativo sin límites. Incluso durante su tratamiento contra el cáncer, logró hacer impresionantes grabaciones ambientales con Taylor Deupree y trabajar en Plankton, una instalación en un museo de Tokio que combina arte y ciencia.

Parece optimista sobre la mortalidad: gran parte de su conversación se hace eco de la muestra poética de Async de la adaptación de Bertolucci de “The Sheltering Sky”, de Paul Bowles, película increíble, en Tanger.

Su mayor fracaso personal fue que no pudo re- conectarse con Bowie cuando ambos vivían en el centro de Nueva York:

“Mi gran pesar. Mi gran error. Y habíamos estado muchas semanas juntos en el rodaje Mister Lawrence”.

Aún así, para Ryuchi la vida es buena. Tiene una existencia normal en Nueva York, viendo Family Guy, Curb Your Enthusiasm y películas coreanas. Le gusta  preparar café, tocar Bach en el piano y leer ampliamente, especialmente la antropología y la etno- musicología que siempre han influido en su música, así como en la arqueología y la paleontología, que habría estudiado en la universidad si no se hubiera tomado la música.

Aunque sigue entusiasmado con el talento joven con  Async Remodels y ha desarrollado una estrecha relación con los remixers más establecidos:

He estado profundamente impresionado por Oneohtrix Point Never durante años y Jóhann Jóhannsson, que  es un muy buen amigo mío.  Me encantaría colaborar con ellos en el futuro “.