warner_len_645_normal

Len Blavatnik, el judio ruso de Odessa, el amo de Warner Music y Parlophone Music

Hay multimillonarios rusos o magnates que se compran equipos de de fútbol, como Abrahamovic con el Chelsea. Hay otros rusos multimillonarios que son aficionados a la música y se quieren comprar toda la música del mundo, porque le gusta.

Este es el caso de Len Blavatnik, un judió de Odessa, de la vieja Unión Soviética, que se hizo millonario vaya a usted a saber con que negocios, pero siempre  con el petróleo. Siempre sale el petróleo o el gas en estos “mogules” del la vieja Unión Soviética.

Len Blavatnik primero se compró la Warner Music, cuando empezaba a ser un negocio ruinoso. Incluso le compró hasta la casa de Manhattan por 50 millones de dólares,  del estúpido Edgar Bronfman, el de  las bebidas Seagram, que poseyó primero a Universal y, luego Warner y ha perdido a las dos.

Hace unos meses, ni Ariola ni leches, Blavatnik se compró todo los restos de Parplohone y Virgin, aunque no tuvieran a los Beatles. Pero se ha quedado con Coldplay y Pink Floyd.

Pues, bien, aquí se ha comprado casi la Plaza de Toros de Las Ventas, la del escándalo de la carpa, pero pronto hará conciertos, manejados por su filial española de Warner.

Y el ultimo movimiento de este depredador absoluto de la música ha sido comprarse el  famoso sello Gala de Rusia, de la vieja Unión Soviética. un puñetero capricho.

Gala es sin lugar a dudas la EMI rusa y tiene unas ventas millonarias. Más de lo que nos podemos imaginar. Artistas como MakSim, Dan Balan, Alla Pugacheva, Irini Allegravova y Nikolai Baskov , que venden millones de discos en la vieja Rusia.

Ahora, este “tycoon” nos querrá venderlos al mundo occidental. Se dice que  Blavatnik se ha gastado hasta la fecha diez mil millones de dólares en comprarse toda la Warner, Parplohone, Gala y editoriales como Warner Chapell.

Su furtuna dicen que tiene unas cifras que no se van de nuestra imaginación. Mientras suba el petróleo le da igual peder dinero con la música. Es su capricho, le gusta . Y… es tan barata… para él.