Treinta años después de su muerte, el gran Roy Orbison ha vuelto a los escenarios en holograma, acompañado de una gran orquesta, en el Licoln Center de Nueva York.