Todo el truco se basa en la aparente modernidad y vistosidad del micrófono de Bono. Pero, en cualquier caso, Invisible, con video de Romanek  o sin él, sigue sonando como una canción pasable de U2 de  hace veinte años .