ROGER WATERS VUELVE A MEZCLAR LA MUSICA CON LA POLITICA

trump-conciertoUna vez más , ha vuelto a utilizar la política para revestirse de santo hombre. Siempre  es un truco en su carrera. Mucho predicar y vive en el más ampulosos de los lujos. Ahora ha utilizado a Mexico y a los mexicanos.

arremetió contra Donald Trump y su intención de construir un muro a lo largo de la frontera con México, y pidió al presidente Enrique Peña Nieto «escuchar a su pueblo» y dar respuesta sobre los miles de desaparecidos en el país desde el inicio de su mandato, en 2012.

En el primero de tres conciertos que tenía programados esta semana en la capital mexicana, Wayers se mofó del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, y dijo que «no queremos un muro que nos separe de nuestra hermana, de nuestra madre ni de todos nosotros».

Diversas imágenes que ridiculizaban al político y empresario aparecieron proyectadas en la inmensa pantalla desplegada al fondo del escenario en el Foro Sol de la Ciudad de México, donde el veterano rockero reunió a unas 58.000 personas, de acuerdo con los organizadores del espectáculo.

1454865

Otro momento del concierto que destacó por su mensaje político sucedió cuando el emblemático cerdo ,que ahora también ha hecho suyo, cuando no es una idea suya, del disco de Pink Floyd «Animals», de 1977, apareció volando sobre la pista del foro.

El inflable gigante mostraba la frase de «Vivos se los llevaron, vivos los queremos» y «Fue el Estado», así como el número 43, en referencia a los estudiantes normalistas de Ayotzinapa ,desaparecidos hace dos años a manos de policías locales en el estado sureño de Guerrero, un crimen que ha conmocionado dentro y fuera de México y para el que la ONU ha exigido una investigación transparente.

La utilización política de Waters para su propio beneficio es deplorable. Luego, embiste con todos en «The Wall». 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
Sin comentarios
  1. aislandia dice

    Siempre me ha parecido que en la soberbia de Roger Waters se esconde un complejo o un ansia de preponderancia sobre el resto de los mortales. Tal vez se deba a que nunca alcanzara del todo esa posición de líder fundador de Pink Floyd, que recae sobre el genio de Syd Barret. Y, a nivel más comercial o de reconocimiento público masivo tiene la sombra de David Gilmour, que muchos reconocen como uno de los mejores y más peculiares guitarristas del planeta. A ello hay que sumar que tuvo que luchar contra los demás Floyd, incluyendo el otro genio en la sombra, Wright, para defender gran parte de su trabajo. No estoy negando su enorme talento ni que sin él el grupo no hubiera llegado a ser lo que es. Solo que, a veces, cansan sus extravagancias o delirios de grandeza.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.