back to work! ? @deadskinboy

Una foto publicada por (@rogerwaters) el

Como ya informamos el pasado mes de octubre en Plásticos y Decibelios, Roger Waters y Nigel Godrich están haciendo juntos un nuevo LP del ex líder de Pink Floyd.

Y ahora, Waters ha estrenado un snippet de su nueva música en Instagram, su nueva música 25 años después de que fuera publicado su último disco “Amused To Death”.

Roger ha subido un vídeo suyo tocando el bajo junto al productor de Radiohead, y una foto en la que se les puede ver juntos (arriba).

Waters ya dio alguna indicación hace tiempo de qué es lo que él y Godrich se traen entre manos:

“Tenemos algún trabajo realmente bueno en el bote. Nigel es realmente bueno. Me dijo: “La gente siempre quiere hacer discos largos. ¿Cuánto tiempo duraba “The Dark Side Of The Moon”?” Respondí: 38 minutos”.

yeah! [email protected]

Un vídeo publicado por Roger Waters (@rogerwaters) el

Godrich está ayudando a Waters a abreviar, sintetizar, tiene más razón que un santo. En el recuerdo de todos muchos CDs de los 80 y de los 90 en el que a muchos artistas les dio por hacer discos desproporcionadamente largos, como si por eso fueran a ser mejores.

“Pero no hay restricciones ahora en los discos porque nadie te paga nada por ellos. Así que todo está fuera de la mesa. Lo siento por los músicos jóvenes, sabiendo que todo su trabajo será robado y nadie les querrá pagar. También eso significa que puedes decir todo lo que quieras. Bueno, siempre he dicho todo lo que he querido de cualquier modo”.

“Escribí todo esto: parte paseo en alfombra mágica, parte diatriba política, parte angustia. Le toqué esto a Nigel, y me dice: ‘Oh, me gusta ese trocito’ – de unos dos minutos de duración- ‘y ese otro trozo’. Y en eso nos poníamos a trabajar”.

Resultado de imagen de waters godrich

Un trabajo que Roger Waters ha señalado que es sobre el amor:

“También me he enamorado, profundamente. Así que el disco es realmente sobre el amor, que es de lo que todos mis discos han tratado de hecho. Es ponderar no sólo por qué estamos matando a los niños. Es también la cuestión de cómo tomamos esos momentos de amor – si se nos concede en nuestras vidas- y permitimos que el amor brille el resto de la existencia, en los demás”.