Tal como le había prometido Dave Gilmour al ambicioso Roger Waters, el guitarrista apareció, cantó y toco la guitarra en ‘Comfortably Numb'.