See the source image

Un día después de la muerte de Hal Blaine, el cantante y guitarrista Roger McGuinn, una de las cabezas visibles de los míticos The Byrds, llamó a la revista Rolling Stone para compartir sus recuerdos del baterista y hablar sobre la vasta y poco apreciada influencia de Blaine en el rock & roll.

La primera vez que McGuinn conoció a Hal Blaine fue en enero de 1965, en la sesión de grabación de “Mr. Tambourine Man”, una versión de un original de Bob Dylan.

McGuinn había formado recientemente su nueva banda, los Byrds, pero el grupo aún no estaba preparado para grabar en un estudio profesional. En cambio Blaine, ya un veterano baterista que había tocado con Phil Spector, se unió a sus compañeros de banda de la Wrecking Crew: Bill Pitman, Leon Russell, Jerry Cole y Larry Knechtel para respaldar a McGuinn en lo que se convertiría en el primer single nº 1 de los Byrds.

En años posteriores, McGuinn y Blaine se cruzaron en varias sesiones de grabación y en tributos del Salón de la Fama, pero fue su primer encuentro el que causó una impresión más duradera en McGuinn:

“The Wrecking Crew fue realmente una gran banda. Tocaban muy bien y siempre podían seguirse a tiempo, pero no siempre tenían un ritmo estricto. Subían, bajaban, iban y venían, pero siempre estaban juntos”.

See the source image

Roger no escatima elogios al batería de sesión nº 1 de la historia:

“Realmente creo que Hal ha sido tan importante para el rock & roll como Elvis Presley. Todos sabían que estaba tocando la batería en esos éxitos, pero él inventó ese ritmo, ese beat boom boom-boom de  “Be My Baby” que los Beatles usaban. Solía ​​considerarlo un ritmo beatle, pero en realidad era un ritmo de Phil Spector, y se le ocurrió a Hal. Spector lo continuó en todos sus discos, y los Beatles lo recogieron y se hizo omnipresente. Fue el ritmo del rock & roll de ese momento en particular”.

“La primera vez que escuché “Be My Baby”, estaba trabajando en el Brill Building y éramos grandes fans de Phil Spector, así que cogimos el disco y lo analizamos, lo estudiamos”.

Los Byrds no estaban preparados en sus inicios para hacer una grabación profesional, y tuvieron que recibir la ayuda de Hal y la Wrecking Crew:

“No creo “Mr. Tambourine Man” hubiera sido un éxito sin la Wrecking Crew. Los Byrds no eran una gran banda en ese momento. Michael Clarke estaba aprendiendo a tocar la batería. Aprendió a tocar en cajas de cartón. Necesitábamos un baterista de verdad. Ese día en el estudio cuando grabamos “Mr. Tambourine Man”, Hal fue genial”.

“Me intimidaron esos chicos. Todos eran un poco mayores que yo, muy hábiles, como James Dean en “Rebelde sin Causa”. Eran casi punks, con sus cuellos hacia arriba. Tenía solo 22 años, y recuerdo que Hal Blaine dijo: “No te pongas nervioso, sal a buscar un par de cervezas y luego vuelve”. Trató de relajarme”.

“Al día siguiente, David Crosby, Gene Clark y yo pusimos voces en la pista. Cuando nos sentamos y escuchamos la canción, dije: “Tío, no puedo creer que hayamos hecho eso”. Hal y los otros músicos de estudio realmente hicieron una pista fuerte, que sé que los Byrds no podrían haber hecho”.

Y sobre sus encuentros posteriores:

“Más tarde, cuando estaba haciendo un trabajo en solitario para Columbia, tuve a Hal en algunas de mis cosas. Entró al estudio un día y dijo: “La última vez que toqué con este chico, consiguió un número uno”. No funcionó de esa manera para mi material en solitario, pero fue genial ver a Hal de nuevo. Fue extremadamente profesional en el estudio. Dio bien la dirección, y fue una especie de líder para la banda, de verdad”.

“Y luego lo vi hace unos años, en 2007, en un homenaje en el Musicians Hall of Fame. Sé que Hal estaba realmente orgulloso de haber sido incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll, porque llevaba su chaqueta de inducción en Nashville. Hal era muy divertido. Siempre estaba bromeando en el estudio. Y ese día en Nashville, estábamos en el autobús que conducía a diferentes hoteles, y él y los chicos estaban haciendo bromas. Tenía un verdadero sentido del humor obsceno y lascivo”.

“Ayer, cuando estaba leyendo el obituario de Hal, pensé: “Guau, lo que pensé que era un ritmo de los Beatles era realmente un golpe de Hal Blaine. Y ese ritmo continuó”.