Rod Stewart ha sido toda la vida un gran “hooligan” del Celtic, por eso lloraba anoche en Glasgow, con la victoria de su equipo frente al Barcelona. Unas lágrimas de infinita alegría.