Rod Stewart jamás perderá su pasión futbolística -lleva el chandal del celtic de Glasgow, su equipo favorito-, pero tampoco perderá su pasión por la ropa. De hecho, casi ni puede llevarse todo lo que ha comprado en Barneys, en Los Angeles.