Tras dos hijos y aguantar doce años a Russell Crowe, su esposa, la cantante y pianista australiana Danielle Spencer (40 años) se tira al circo de la música, con su segundo álbum, titulado “Calling all magicians”.

Se ha atrevido a depurar su estilo y el álbum está producido por Tony Visconti nada menos, el alter ego de David Bowie.

Russell Crowe, que será la gran estrella del Festival de Cannes, ya que la nueva pelìcula de Ridley Scott, la enésima revisión de Robin Hood, ha sido elegida como la gran apertura del Festival y se supone que ambos quieren repetir el éxito de The Gladiator.

Russell Crowe, que no evita ayudar a su esposa, está terminando como director, el clip del tema estrella del álbum, un tema ñoño llamado ‘I'd wish been here'. La voz de Danielle es imposible, demasiada aguda.

Mejor suerte hubiera tenido como líder de una banda de rock o de cantante, Russell Crowe, que desde hace unos cuatro años parece que no quiere seguir haciendo discos como antes. Pero no hay más que oir el último que hizo, con su grupo The Ordinary fear of Good, y un buen tema como era ‘One good year' para reconocer su talento. Russell tiene una voz muy interesante.

[ad#adsense-250×250]Cuando conoció a Richard Harris en el set The Gladiator, en Malta , Crowe le preguntó mucho sobre la carrera de Harris como cantante, con su número uno sensacional de aquella canción del gran Jim Webb, la sensacional ‘Mc Arthur Park'. Por eso, cuando murió Harris antes de terminar la pelicula, Crowe hizo un álbum homenaje, muy interesante, con aquella pequeña joya llamada ‘My Hand, my Heart'.

Abajo, aparece Tony Visconti, grabando el tema de Danielle.