ha reconocido que no puede escuchar algunas canciones de su antigua banda . El problema: que no le gusta su voz, no le gusta como cantaba entonces.

Aunque Plant sigue interpretando el extenso catálogo de Led Zeppelin en sus conciertos en solitario, le ha dicho a The Guardian que no puede soportar el sonido de su voz en ciertas canciones

“Canciones como ‘Babe I’m Going To Leave You’… Ahí encuentro mi voz horrible. ¡Debería haber cerrado la boca!”.

También se ha referido al accidente de coche que tuvieron y él en 1975, que le costó un codo y un tobillo rotos y estar en silla de ruedas durante siete meses durante un tiempo en el que Led Zeppelin estaban al borde de la ruptura.

“Ese penúltimo álbum entero, ‘Presence’, está absolutamente atormentado de dolor. Además, la fraternidad de la banda se tambaleaba hasta el punto de la ruptura en ese momento”.

“Recuerdo estar sentado en una pequeña habitación en las fronteras de Gales, y decirle a mi novia: ‘Si quieres saber cómo estaba yo al final de Zeppelin, en realidad, estaba así’. Después de eso, ella dijo: ‘Yo no quiero que me dejen sola en una habitación con eso. Es demasiado’. Eso es lo que fue al final: demasiado”.

Finalmente la banda se separó en 1980 tras la muerte del batería John Bonham. En 2007 tuvo lugar la última reunión de la banda. Robert Plant se volvió a juntar con John Paul Jones, Jimmy Page y el hijo de Bonham en el Ahmet Ertegun Tribute Concert, pero desde entonces no ha querido saber nada más de reunirse con sus viejos compañeros sobre un escenario.

Plant tiene nuevo disco, ‘Carry Fire’, y descarta por completo volver con Led Zeppelin. No le interesa.