Después de su patético pasado con las drogas, reaparece con un  negocio de poker on line. En el colmo del cinismo y la hipocresía asegura que ha puesto el negocio por placer y no para ganar dinero. ¿Quien se cree ya a Robbie Williams?