ROBBIE WILLIAMS SE APARTA DE TAKE THATEstaba cantado: quiere dejar cuanto antes todos los contratos que le unen  con . Aunque no quiere especificarlo, no aguanta a ninguno de ellos y menos la hegemonía y liderazgo que todavía ejerce Gary Barlow, que como mejor músico, se cree tener una impronta de dictador musical del quinteto.

El problema para Robbie Williams, que Take That fue una fantástica salida, tras recibir el mazazo que la EMI no quería renovarle su contrato millonario, un contrato que se dice que la compañía ha perdido cien millones de libras o bastante más.

Las ventas de los últimos tres álbumes de Robbie no llegaban a ni a la mitad de los adelantos que recibía por entregar cada disco.

Su agente busca compañía, pero los tiempos han cambiado mucho. Williams siempre se refugia en su postura como artista provocador, como un cantante que no es una cara bonita, sino algo bastante más.

Pero ya sabemos que no compone y como letrista no pasa de ser vulgar, salvo honrosas excepciones.

No, no hay mucho futuro para un cantante que siempre fue sobrevalorado y postulado por ese director dañino de la EMI que fue el mediocre Tony Wadsworth, que  se sentía el amo de la compañía, que creía que Robbie Williams, Kylie Minogue y Pet Shop Boys eran la fuerza de la EMI para desengancharse de Radiohead, Paul Mc Cartney o Supergrass.

Abajo, el ridículo de Robbie Williams, en el último video de Take That, ‘Kidz’.