Progress Live 2011, la sociedad que se creó con los multimillonarios conciertos del retorno de con incluido, vive días sin vivir.

Se ha especulado con la posibilidad de hacerla sin Robbie Williams, porque el díscolo cantante, cree que ha hipotecado su propia carrera, a cambio de un buen puñado de libras esterlinas.

Williams había dicho a alguno de sus mentores y a su propia compañía EMI, que no estaba muy seguro de hacer la gira.

Afortunadamente, para la empresa, ayer no apareció Robbie Williams en la fiesta, enorme fiesta de celebración de los 40 años de , pero Robbie le mandó un video personal y diciendole que le echaba mucho de menos.

En el subsodicho video, Robbie les llega a decir “ya sé que estais muy preocupados por mi salud mental”, como dando a entender que eran ciertos todos los rumores, pero también indicando que va a seguir con lo que está firmado.

La guerra eterna de egos entre Gary y Robbie empezará el próximo 15 de febrero, en la entrega de los premios Britt. La guerra se iniciará en los ensayos, en los días previos.

La gira como tal, empezara en Mayo, con esos ocho conciertos en el estadio de Wembley de Londres, tras haber vendido más de millón y medio de tickets, record absoluto en el Reino Unido.

Gary Barlow siempre ha sido el músico, el serio del grupo y jamás ha soportado las travesuras de Williams. Por eso se separó, pero no tuvo ninguna fortuna con su carrera en solitario, todo lo contrario de Williams, a pesar de que este no compone ni toca ningún instrumento. La vida es así.

En cualquier caso, Barlow ha dicho a su gente que estará siempre preparado para que Take That vuelvan a ser cuatro.

Con Williams, parece lo inevitable.