Robbie Williams visto en Los Angeles, tras saberse que no participará en la gira de sus viejos compañeros de Take That. De rubio, nada.