Portada del soberbio quinto album del ex-lider de The BandMe encanta el talento de Robbie Robertson. ¿A quien no?. Dylan se quedó perplejo de la facilidad como músico de este canadiense, con madre india (como Neil Young), que fue el gran líder de The Band, el grupo de Woodstock para Dylan.

Martin Scorsese se hizo muy amigo de Robbie y de su talento, cuando se editaba la maravillosa de “The Last Waltz”, el último concierto de The Band. Histórico.

Desde entonces, siempre ha sido el músico de las bandas sonoras de Scorsese, sobre todo de mi favorita, El rey de la comedia, con Robert de Niro de protagonista.

También en la película, Robbie se hizo muy amigo de Eric Clapton. Los he visto juntos, muy amigos, justo en tres ocasiones. Clapton ha sido decisivo en este nuevo álbum.

Por eso, no me ha extrañado que en su quinto álbum en solitario, lleve un sello de mucha calidad, como los que hizo anteriormente con Peter Gabriel y Daniel Lanois. Clapton toca en todos los temas, canta como vocalista en ‘Fear of Falling' y hace una exbición en el instrumental ‘Madame X'.

Pero hay colaboraciones de Trent Reznor, del amigo Stevie Winwood, compañero de Clapton en Blind Faith. Incluso una aparición másgnífica de mi favorito Tom Morello en  el tema ‘Axman'. Por si fuera poco todo ello, uno de los músicos y productores más musicales y vanguardistas Marius de Vries es el director de la grabación, con la presencia de Pino Palladino al bajo e incluso Jim Keltner a la batería.

Es un disco soberbio, soberbio para todos los que amamos la música por encima de todas las cosas. No tiene fecha de caducidad y es muy extraño ponerle una etiqueta.

Hay dos temas que se salen de la tabla, He don´t live here no more' y ‘She´s not mine'. Sorprendentes, increíblemente poderosas, con una sónica perturbadora. Maravillosos temas.

Un álbum imprecindible. probablemente, el mejor que he oido este año.

Abajo, hace un par de días grabó en directo la sensacional He don´t live here no more en el programa de Dave Letterman.