Terrible pero cierto: pocos días después de la triste – y por desgracia casi esperada- muerte de , su casa de Candem fué “limpiada” de material inédito en general. Copias de canciones no publicadas, libros con letras escritas por ella y cartas. También una de las guitarras favoritas de Amy.

Mitch, el padre de la cantante, responsabiliza a un amigo de su hija. Lógicamente está furioso y ha declarado que “está siendo un shock para la familia que alguien pueda caer tan bajo”.No obstante la policía, por el momento, ha declarado oficialmente robados solo 2 libros con letras de Amy.

Se calcula que unas 20 personas han tenido acceso al flat de Amy desde el día de su trágico final.

En ocasiones este tipo de sucesos son aprovechados por allegados o “amigos” con pocos escrúpulos. Una pena.