La industria basó el “touch” de los Brit en actuaciones femeninas. Rita Ora , que no pasa de mediocre, salió en bañador blanco.Aliada con un inoperante Liam Payne .